Una cocina mediterránea

Hoy aprendo a hacer la famosa tielle de Sète, para llevarme conmigo los sabores de mis vacaciones.   Me habían hablado a menudo de la "tielle", esa empanada de pulpo con salsa de tomate. ¡Me encanta viajar pero, sobre todo, me gusta disfrutar de las especialidades culinarias! No hay mejor modo de descubrir una cultura, ¿no? Me dirijo a las Halles de Sète (el mercado interior) para tomar mi café antes de empezar el taller de cocina. La simpática chef nos explica el origen de la tielle, sus ingredientes y cómo vamos a cocinar el pulpo. Se comienza con la pasta que, antaño, era a menudo la del panadero. Un poco de harina, aceite de oliva, levadura y sal, se amasa bien y ya está preparada nuestra pasta. La dejamos reposar el tiempo de preparar el resto. Echar l...
Conocer nuestro destino es también descubrir la historia de los productos de nuestra tierra. Conoce más sobre un aperitivo muy de nuestra tierra: ¡el moscatel! Una variedad mediterránea bien adaptada al clima La uva moscatel es una variedad tipicamente mediterránea, originaria de Grecia e implantada en Francia con las primeras colonias foceas que se asentaron en Marsella. Si en Francia se cultivan cuatro tipos de uva moscatel, la uva moscatel blanca de grano pequeño es la que ha dado renombre al destino Sète Archipel de Thau. Una explosión aromática Un moscatel bien vinificado aporta ese olor almizclado y salvaje típico de este brebaje, que sienta bien durante las vacaciones. Es a la vez una expresión ligeramente animal, de palo de rosa y de lichi con notas afr...
Un paseo por el mercado cubierto de Sète, uno de los pequeños placeres que me ofrezco con toda sencillez durante mi estancia en el archipiélago de Thau... Todos los sabores del Sur El mercado cubierto de Sète es un paraiso para los epicúreos. Los puestos están llenos de productos locales y de especialidades apetitosas: frutas y verduras bañadas por el sol, vinos y quesos de carácter, mariscos, pescados y crustáceos, sin olvidar las famosas tielles, o los zézettes de Sète. Cuando eres curioso y codicioso como yo, ¡no sabes qué pensar! Después de disfrutar de una taza de café y algunos dulces, comienzo mi viaje de los sentidos. Pruebo una deliciosa tapenade que será ideal para un aperitivo con amigos, aprovecho el consejo de un pescadero para saber qué vino i...
Después de un bonito paseo por el Canal du Midi, hago una pequeña pausa en Marseillan para visitar la Maison Noilly Prat. Tengo ganas de saber más sobre este vermut, que lleva elaborándose desde hace más de 200 años y, por qué no, ¡de disfrutar de esta famosa bebida!     Una receta secreta bien guardada La visita guiada comienza con el descubrimiento de una bodega, donde a cada lado están dispuestos unos inmensos toneles de roble, que dan a este espacio una atmósfera muy especial. Aquí aprendo que el Noilly Prat es un vermut que se elabora a partir de vino blanco y de una mezcla (secreta) de plantas aromaticas, tales como la manzanilla y el cilantro. También se utilizan cortezas de naranja amarga y nuez moscada. Nuestro guía nos hace oler un vaso de la mez...
Hoy me voy a dar el gusto y voy a acudir a una degustación de moluscos frente a la laguna.   No voy a mentir… Si he venido de vacaciones al archipiélago de Thau, no es solo para tumbarme al sol. Epicúreo de corazón, sobre todo me gustaría degustar todas las especialidades locales, sobre todo, los famosos moluscos de la laguna de Thau. ¡No hay tiempo que perder! Me dirijo hacia el norte de la laguna, entre Bouzigues y Loupian, donde los productores ofrecen degustaciones en su lugar de producción, los criaderos de moluscos. Una vez allí, me siento inmediatamente inmerso en su ambiente. Objetivos: placer y relajación. Y el entorno también es maravilloso. Tomo asiento en una mesa sobre una terraza de madera, frente al azul profundo de la laguna, con unas vista...
En la laguna de Thau se producen anualmente cerca de 3000 toneladas de mejillones del Mediterráneo. Y aquí, cocinarlos es todo un arte. ¿Listo para una degustación?   Descubrimiento y gula En una visita a Mèze, vago por las calles del centro de la ciudad y descubro su mercado cubierto. El ambiente es animado, los vendedores se hablan de un puesto a otro y ofrecen a los transeúntes la degustacion de sus productos. Después de haber picoteado algunos pedazos de melón y unas cuantas olivas, me detengo ante el puesto de un puesto de marisco. El vendedor me ofrece degustar la «piste» de mejillones. Yo, que tan solo conocía los mejillones a la marinera, no me hago de rogar. Estos mejillones, cocidos, están marinados en aceite de oliva y limón, perfectamente cond...