Un día de descanso entre amigos

    Para mí, las vacaciones significan exploración,
    algo de deporte y, sobre todo, relajación.

    Después de una noche de bailar en el théâtre de la mer, propongo a mi grupo de amigos que nos relajemos un poco. Por suerte, no muy lejos de nuestro alojamiento está Balaruc-les-Bains, muy famoso por sus baños baños termales. ¡Perfecto para pasar el día que habíamos previsto!

    Vamos a desayunar junto a la laguna de Thau: ¡qué maravilla! El sol nos calienta los hombros, disfrutamos de una magnífica bollería y ya estamos listos para un día de relajacion.

    Llegamos a O'balia, donde nos reciben amablemente y optamos por el espacio la Magie de l'eau y un pequeño masaje del cuerpo. Grandes piscinas de agua termal a 34 °C, un hammam: ¡todo es perfecto!
     
    •  - © Obalia
    •  - © Obalia
    •  - © Obalia
    •  - © Obalia
    Después de dos horas en el spa, nos vamos a comer. ¿Por qué no en un chiringuito a orillas del mar? ¡Tenemos ganas de comer con los pies en la arena! Como nuestra próxima actividad está en Frontignan, buscamos un pequeño restaurante a orillas del agua. Sepia pequeña a la plancha, «bourride»: ¡probamos la gastronomia local!
     
    Después de esta magnífica mañana de relajación, nos dirigimos a la laguna, porque una actividad extraña ha avivado nuestra curiosidad: ¡el paddle yoga! Como parece ser tendencia en este momento: ¿por qué no probarlo?
     
    ¡Y allá vamos! Nos dan un paddle y una pagaya, calentamos bien y avanzamos un poco para tomar el curso en medio de la laguna. Todo está en calma, el agua es un espejo y es una auténtico placer estar en medio de la naturaleza. Entonces, empezamos la clase. ¡Vamos encadenando las posturas y, alehop, alguien se cae al agua! Intento concentrarme para no acabar mojado. Una preciosa experiencia deportiva y relajante...

    Y, ya está, ¡llegó el fin de todo un día lleno de actividades! ¡Regresamos al théâtre de la mer en Sète para nuestro festival!
     
    •  - © Tiki center
    •  - © Tiki center