¡No sin mis colegas!

    Las vacaciones de verano con los colegas son claramente el mejor momento del año. Sin horarios ni limitaciones, solo momentos para compartir relajadamente.

    •  - © Olivier Octobre
    Cuando reservé las vacaciones de verano de nuestro grupo de amigos, ya tenía algunos criterios en mente, fijados a lo largo de nuestras últimas noches: un viaje que no nos haga perder demasiado tiempo, un festival con una buena programación y la playa para recuperarnos de nuestras noches. Y ya tenía el plan perfecto: el archipiélago de Thau.

    Después de unas horas de tren, nos bajamos en Sète y dejamos nuestras cosas. Apenas el tiempo para cambiarnos y ya estábamos listos para pasar una tarde en la playa, que luego se convertiría en una copa en un chiringuito.
    •  - © Olivier Octobre
    •  - © Olivier Octobre
    •  - © Olivier Octobre
    •  - © Olivier Octobre
    Tras un breve paso por nuestro alojamiento para una breve ducha, nos dirigimos al centro de la ciudad y sus terrazas animadas para comer algo. Encontramos una pequeña mesa al borde del canal, en un pequeño restaurante tipico y nos dejamos llevar por el ambiente.
    Con la puesta de sol, nuestra aventura continuó en el théâtre de la mer. Nos esperaba una gran noche y ese era precisamente el ambiente que habíamos venido a buscar aquí. Buena musica, un ambiente divertido, gente a la que le encanta la fiesta tanto como a nosotros… ¡La vida misma!
    •  - © Olivier Octobre
    •  - © Olivier Octobre
    •  - © Olivier Octobre
    •  - © Olivier Octobre