La experiencia favorita de Mitchka

    Entre la tierra y el mar: la reserva natural de Bagnas.

    Entre Agde, Marseillan y Cap d'Agde se encuentra la reserva natural nacional de Bagnas, a aproximadamente 5/8 km de mi casa (dependiendo de donde se encuentre uno en la reserva y que incluso puede estar algo más lejos si, como nosotros, te pierdes entre Agde y Marseillan...) Tampoco hay que olvidar el Canal du Midi, la laguna de Thau y todas las masas de agua más o menos grandes, más o menos saladas.

    La regulación de las reservas naturales nacionales es muy estricta y, en función de cada territorio, se define un perímetro de protección (terrestre, marino y/o aéreo). Además, para poder explorar y descubrir la reserva de Bagnas, hemos tenido que esperar que empezara una actividad de animación. No hemos tenido que esperar mucho tiempo, ya que hay visitas guiadas todas las semanas, e incluso varias veces a la semana en verano. Nos hemos decidido para nuestra vista por el paseo "Puesta de sol sobre el Bagnas" del martes por la noche.
    A las 17:00 horas, dejamos a las niñas con sus abuelos y nos dirigimos directamente hacia el sol... Finalmente, el sol se ocultó tras las nubes y las nubes bien escondidas detrás de la bruma... ¿Nos habrá seguido la terrible bruma de las Azores? ¡Mi madre te diría que sí! Desde que regresamos, el cielo de Agde está cubierto (increíble, pero cierto) y esta noche no ha sido una excepción.
     
    •  - © Fish & Chil(ren)
    •  - © Fish & Chil(ren)
    Si bien el paseo está concebido para descubrir la reserva, también está pensado para observar las aves... pero va a ser complicado... Sin embargo, nos repartimos los binoculares y comenzamos el paseo.
    Nos vamos deteniendo a menudo para ver qué aves nos acompañan esa noche. Nuestro guía está un poco decepcionado por la bruma que nos va envolviendo lentamente, pero sin pausa. Sin embargo, esto no parece afectar al entusiasmo del grupo. Todo el mundo está encantado con los comentarios y las explicaciones de nuestro animador. Hay que decir que Matthieu es un apasionado y carismático, y en completo silencio le escuchamos hablar sobre la fauna y la flora de la reserva.
    No menos de doscientas sesenta especies de aves encuentran refugio en la reserva: algunas vienen a encontrar el amor de verano, otras pasan el invierno tranquilas, mientras que otras solo vienen de paso. Por el camino observamos madrigueras de tejón, escuchamos a las nutrias en la maleza, un conejo se escurre rápidamente delante de nosotros. Y es que la reserva no solo es el hogar natural de los pájaros: ¡zorros, jabalíes, galápago europeo, así como todo tipo de insectos, incluidas las libelulas ENORMES, completan el vecindario!
    El recorrido continúa y tenemos derecho a una degustación de hierbas silvestres... La majuela: el fruto del majuelo o espino blanco, tiene un sorprendente sabor a manzana. Querría haberos deslumbrado con una preciosa puesta de sol y una multitud de flamencos rosas, pero ahora, en la niebla, ¡todos los pájaros son grises y el paisaje también!
    •  - © Fish & Chil(ren)
    •  - © Fish & Chil(ren)
    •  - © Fish & Chil(ren)
    •  - © Fish & Chil(ren)
    •  - © Fish & Chil(ren)
    •  - © Fish & Chil(ren)
    Todavía tenemos la oportunidad de observar varias especies: garzas, cigüeñuelas, charranes, gallineta común, avefrías... Nuestro paseo termina en la oscuridad de la noche. Nos comprometemos a volver otro día con mejor tiempo y a llevar a nuestra hija mayor a las animaciones destinadas para los niños.
    Recomiendo encarecidamente la visita guiada de la reserva de Bagnas. Sinceramente, ¡todo el mundo quedó entusiasmado con el paseo, a pesar de que las condiciones estaban lejos de ser las óptimas! Hay varios senderos alrededor de la reserva, pero en ninguno podrás observar las aves tan bien como durante estas salidas.
    Más información

    Puedes leer el artículo completo de Mitchka en su blog: Fish & Child(ren)!