Cultura y patrimonio

El Archipiélago de Thau es un circuito del espacio y del tiempo. Todas las épocas se encuentran y se entremezclan en el archipiélago de Thau: la Edad Media y el arte barroco, con la abadia de Valmagne de Villeveyrac o la abadía de Saint-Felix de Montceau de Gigean, los jardines circulares de Balaruc-le-Vieux, la época galorromana con la Villa Loupian y sus mosaicos del siglo II, la época del clasicismo francés, también llamada el «Grand Siècle», con el Canal du Midi, o el siglo XVII, con el faro Saint-Louis, que se alza al final del muelle...
Como padre o madre, ¡la elección del lugar de vacaciones es crucial! ¿Te encantan las actividades al aire libre o prefieres las salidas culturales? Créeme, ¡en el archipiélago de Thau tenemos todo lo que necesitas ! Disfruta de estar al aire libre Si, como a mis hijos y a mí, te gustan los paseos por la naturaleza y las actividades de ocio al aire libre, dispones de numerosas opciones para elegir. Por citar solo algunas: un paseo en burro en Gigean (con un buen calzado de marcha), un viaje a la Prehistoria en el Musée-Parc des dinosaures de Mèze o la visita a la ferme-zoo (granja zoológico) de Bouziges. En verano, no dudes en participar en las excursiones y actividades organizadas por la CPIE du bassin de Thau: ¡toda la familia estará encantada! En el programa...
Esta mañana, al levantarme, tengo ganas de aventura y decido partir para descubrir la «catedral de los viñedos».   Tras haber recorrido una sinuosa carretera rural, llego a Villeveyrac y descubro el gran edificio erigido en medio de la vegetacion y los viñedos. Cuanto más me acerco a ella, más pequeño me siento frente a tanta grandeza. Estoy deseando descubrir lo que se esconde detrás de estos imponentes muros de piedra. Al penetrar en el abadía, me encuentro rápidamente en la nave. Se me corta la respiración. Sus dimensiones, su arquitectura gotica y la altura de su bóveda crean en este lugar una atmósfera, que impone el respeto. Y eso no es todo: a lo largo de las naves laterales se pueden ver los toneles de vino, una especie de grandes toneles con una capa...
Visita de un modo diferente nuestro archipiélago y sus lugares culturales y emblemáticos de nuestra historia.   ¿Te gusta la historia y pasear por Sète? ¡Visita el Musée de la Mer! Historia de la construcción del puerto, maquetas de barcos, justas del Languedoc... Este museo te revelará todos los secretos de la ciudad de Sète, sus tradiciones y su patrimonio marítimo excepcional. Prolonga tu visita de Sète entrando en el Espace Georges Brassens, para descubrir mediante la imagen y el sonido a este artista de Sète de fama internacional, su vida y su obra. Melómano o simple curioso, ¡este lugar no te dejará indiferente   Y, ¿por qué no te diriges a continuación a Frontignan, para ver su iglesia (Saint Paul), construida a principios del siglo XII? Esta s...
Descubre diferentes formas de arte en un destino cultural decididamente cultural.   Déjate sorprender por los universos artisticos de los distintos museos de Sète. Disfruta en esta ciudad, que desde siempre ha sido una inspiracion para los artistas, de exposiciones permanentes y temporales, que puedes descubrir a lo largo de todo el año. Visita el prestigioso museo Paul Valéry y sus importantes exposiciones, en las que se exhiben obras de artistas de renombre mundial. A la colección permanente de Beaux-Arts se une el fondo Paul Valéry y una colección de artes y tradiciones populares. Situado en los quais de Sète, enfrente del puerto viejo, el Centre Régional d'Art Contemporain Occitanie es un laboratorio de fiestacreacion artistica. Este museo ofrece un progr...
¡Todas las experiencias para disfrutar de una estancia inolvidable! Explorar la laguna en kite-surf, admirarla desde un restaurante delante de un plato de marisco, antes de dejarla para dar un paseo o ver un concierto a orillas del mar... Tentador, ¿no? ¡Explora nuestro sitio web para descubrir todas las experiencias que puedes vivir en el archipiélago de Thau!  
En Sète hay muchas playas: de Valéry, de Brassens, de Varda... Pero también hay vida después de la playa.   Una vida de casa de vacaciones en el Mont Saint-Clair. Una vida cultural con la Chapelle du Quartier Haut, el MIAM o el Espace Brassens. Una cultura viva también, con el barrio de pescadores de Pointe-Courte en el mercado central, donde podrás degustar tielas y mariscos. O por no hablar del ajetreo diario de los arrastreros que regresan al puerto. También una cultura nocturna con la magia de los canales por la noche o el Teatro del Mar y su escena mágica. Más que una vista, una vision...